Gypsy Style

Debrayes, Despapayes y Ayes de Carlos El Gitano

Carta de despedida que nunca leerás

Y pasa que aunque no estabas junto a mi, siempre estabas conmigo

Pasa que tratar de no pensarte no me sale.

Pasa que me quedo como caballo sin jinete, avanzando solo por costumbre pero sin un propósito.

El propósito eras tú.

¿Y ahora?

Dicen “reencuéntrate”, “date un tiempo para ti”.

No necesito quererme, me agrado, pero me conozco tan bien que a veces no me soy tan interesante, y me aburro.

Tú por otro lado, siempre me sorprendías, siempre eras nueva, siempre me emocionabas.

Tal vez yo te aburría…

Me trato de convencer de que es bueno alejarme de ti, no hablarte, no pensarte, no buscarte, no recordarte.

Temo que tú te olvides de mi.

Si nos alejamos un poco y dejaste de quererme… si me voy más lejos ¿qué pasará conmigo? Tal vez no debería importarme en realidad… pero… me importa…

Tal vez me gana el ego. Ya me conoces.

Dicen que me distraiga. Que salga.

No tengo amigos, o al menos ya nadie me invita a nada. ¿Salir solo? Eso lo vengo haciendo por años… ya no lo quiero, yo quería salir contigo.

Quería despertar a tu lado todos los días, quería salir con un beso de tus labios y llevar a los niños a la escuela, quería abrazarte en las noches frías y lluviosas, compartir un café junto a la ventana, ver películas en la cama, quería reír contigo, bailar contigo, hacerte el amor, quería las pequeñas cosas de la vida… contigo.

Y ahora que no podré tener lo que quise. ¿Qué hago?

No estoy buscando una novia, no era por estar en una relación, era por estar contigo, porque contigo todo se sentía… bien, sentía que estaba donde yo debía estar.

Me culpo.

Me culpo por no luchar más fuerte, por no arriesgarme más, por no trabajar más duro, por no haber estado allá, por haberte dejado ir.

Tú lo decidiste, pero creo que fue mi culpa que se dieran las cosas así.

De verdad te deseo que encuentres alguien que llene tu vida como yo no supe hacerlo. Te amo, tal vez más ahora que te he perdido. Yo te amo, y tú ya no me amas, no me escogiste a mi, nunca pude contarle al mundo que te amaba, tal vez es de las cosas que más me duelen, pensar en lo que pudo ser y ya no será.

Quiero verte en unos años.

Sonriente, feliz, plena, por fin sin todas las cosas que temías sobre nosotros, que la vida te llene de alegrías. Eso quiero para ti.

¿Y yo? no sé… dices que hay millones de mujeres mejores que tú. Nunca lo entendiste, no quiero a alguien mejor, quiero alguien como tú.

Pero debo dejarte seguir adelante y encontrar la felicidad.

Adios Muñekita, te mandaría esta carta pero es que estoy tratando de olvidarte…

 

Y pasa que tratar de no pensarte también es pensarte.

NEM

 

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Carta de despedida que nunca leerás

  1. me llegó totalmente, y me indentifiqué, espero sinceramente que superes esto pronto, porque olvidarlo no, siempre lo llevarás contigo, pero ya vendrá alguien que vea lo maravilloso de tí…un abrazo desde Tampico

  2. Dios que poder de redacción tan genial, eres tan intenso con las palabras y preciso, sin duda, estoy conociendo tú pagina y me tome con una carta que no fue entregada, pero que fue proyectada a nuestros espíritus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: